Etiqueta: Paranoia

Para el insomnio

Para el insomnio tengo un ársenal de pastillas multicolores y otros tipo de venenos y sustancias… Me encuentro al borde de una crisis psicótica grave, y creo que la caída es inevitable. Sí tan siquiera tuviera una nena a mi lado… pero enloquecer sólo es tan, puta es tan triste. Si tan solo tuviese una nena a mi lado estaría delirando pero de alegría, quizás no, pero al menos no estaría sólo. Al menos tendría alguien a quien arruinarle el día…
Uno lo siente, lo presiente, el desquiciamiento; el miedo, los temblores, el sofoco, la taquicardia…
He estado coqueteando con el suicidio desde hace un par de noches, es tan, es tan placentero verme muerto y libre de este infierno.
“Ixtab Aruma se corta las venas y luego llama una ambulancaia”, esa sería una de las portadas de los diarios de mi barrio. “Ixtab Aruma escribió una carta suicida que más bien es una carta de amor…”

Anuncios

Aislado

Tengo más de tres semanas sin salir de mi casa, no sé qué me pasa. Ya ni me dan ganas de ir a la plaza a ver pasar las putas y los travestis. Creo que estoy en bajada, otra vez. Me paso los días sentado en la ventana viendo pasar a personas que en algún tiempo fueron mis amigos y que ahora no son más que desconocidos. Me ven, los veo, y nos saludamos con un movimiento de cabeza ¡Cuánto cambiamos!
Hay varios momentos en el día en que siento una desesperación terrible por saltar por la ventana y acabar con esta porquería. Pero soy tan cobarde que no lo haría, y si lo hiciera, capaz y sobreviviría a la caída y tendría que vivir lisiado por el resto de mis asquerosos días.
Tengo cocaína para una semana más, así que puedo estar en paz por siete días más. cuando el último gramo sea esnifado mi vida habrá acabado.

Tiempo de sombras

Mamá, por favor, no me obliguen a tomar esos medicamentos, me hacen perder el control, no lo puedo soportar, son un infierno. ¡Por favor mamá! Estoy muerto de miedo, se siente como si fuera a morir, mírame, estoy llorando, yo que nunca he llorado. Por favor no me hagan esto.
Tiene que haber otra solución, yo no voy a tomar ese medicamento un día más, no por mi propia voluntad, tendrán que amarrarme o internarme.
¡Ay! A veces siento que ya no puedo respirar más, me duele el cuerpo y me tiemblan las piernas. ¿Qué me está pasando mamá? ¿Estoy muy enfermo? ¿Me voy a morir?
¡Por favor, no me dejen solo en este hospital! ¡Quiero estar en mi casa!
Solo quiero que todo sea como antes…

Paranoia

Paranoia

Con los dientes apretados, respiración forzada.

Con los puños bien cerrados, escondido en la obscuridad.
La luz me molesta, huyo a las tinieblas.
La taquicardia me sofoca, soy presa del terror.
No puedo escapar de este sentimiento, no tengo fuerzas.
Extraños pensamientos se cruzan por mi mente,
una voz me pide que me calme, pero esto me supera.
Tomo mis pastillas, malditas pastillas, para controlar la ansiedad,
pero, eso no importa, mañana habrá una nueva crisis que me haga temblar.