Etiqueta: Desamor

Yo te olvido

He notado algo últimamente, bueno, algo que me pasa constantemente… sí, mujeres.
Y es que no sé por qué las mujeres empiezan a comportarse como unas estúpidas cuando se dan cuenta que estoy interesado en ellas. Se vuelven unas malignas las muy perras, se transforman en unas malditas brujas.
En mi experiencia (risas), esto, contando la última vez, que fue hace como tres días, ya van como cincuenta veces que me sucede, sí, soy un maldito masoquista.
Le declaro mi amor a una mujer en un poema y ella me deja de hablar… ¡Que mierda significa eso!
Le escribí un enorme poema de dos páginas, incendié las pocas neuronas que me quedan buscando las palabras y rimas que dieran como resultado las mejores combinaciones de amor…
Desperdicié dos hojas de blanco papel escribiendo un poema que ni siquiera fue apreciado por la perra insensible que lo leyó.
¡Estúpida, mal musa! ¡Si me costó tanto escribirte ese poema falso fue porque no sos capaz de inspirar una mierda! ¡No te vuelvo a escribir, ni al llamar ni nada! (estoy gritando).
Estúpida, cabrona, el que debería hacerse del rogar soy yo, yo soy el artista, el pintor. Yo soy el escritor y creador del maldito burdel ambulante, yo soy el autor de dos de los mejores libros no leídos que puede dar este jodido país. Yo soy el que te deja, yo te olvido.
¡Yo soy el maldito Ixtab Aruma, Quién sos vos! No te necesito, en la calle se encuentran cosas mejores, en las calles no falta la inspiración, las mujeres de la calle; las putas, ellas nunca me dicen que no, ellas si saben cómo inspirar a un escritor. Así es: los burdeles son mi templo y las putas mi religión; ante ellas me pongo de rodillas… aunque la verdad, casi siempre son ellas las que se ponen de rodillas ante mí…

Anuncios

Esa persona

Me cansé de buscar esa chica especial

Con quien me pudiera sentir comodidad,

Aun no la puedo encontrar, como si se escondiera de mí

Pero ahora pienso que esa persona me buscará

Aunque eso por el momento no lo veo posible

Ahora sé que no soy  lo que en verdad querías

Pues me despreciaste más de una vez 

Cuando intenté enamorarme  nunca lo obtuve

Siempre me lanzaste esa mirada que me confunde

Como si en realidad no pareciera importante.