Un día para recordar

Camina despacio ya que,

los años vienen hacia tí.

No te preocupes,

pues vienen llenos

de buenos momentos.

Olvídate del pasado,

siempre en ti estarán

los buenos recuerdos

y apuesta hacia el futuro

para cumplir muchos sueños más.

Anuncios

Cómo nacen las casas embrujadas

Un día me harté de mi vida, arranqué unas tablas del piso y tapé con ellas la puerta de la entrada y algunas ventanas. Hace ya varios días me dejó de importar todo aquello que mantiene viva mi sustancia humana, bajé a la sala me acomodé en el sillón y ahí mismo simplemente me deje morir.

Creo que ya nada más importa, dejé mi trabajo, una pequeña familia y por último un pequeño grupo de amigos, que al igual que todo lo demás ya no tienen para mi ninguna importancia. No encuentro ya nada que le de rumbo o sentido a mi vida, perdí las ganas de seguir existiendo. No tengo el suficiente valor para suicidarme, la única opción que se me ocurrió fue sentarme y  dejar que la muerte me alcance a causa de la deshidratación o  por la inanición.

Pero fue un mal plan, llevo demasiado tiempo sentado esperando mi muerte, no estoy muy seguro de cuánto tiempo  llevo sentado en este maldito sillón, mi única pista es el reloj de pared frente a mí que se detuvo ya hace varias noches y es un reloj que nunca ha fallado, perdí la cuenta de los días cuando llegué a diecisiete. Cuando entreabro los ojos veo que todo permanece intacto parece que ni el polvo quisiera invadir este lugar.

Hace un par de días me era imposible moverme por la debilidad de mi cuerpo, es como si estuviera en una constate parálisis del sueño a la cual me ya me acostumbre pero resulta ser algo a lo cual ya no me afecta ni me produce estrés, pues mi cuerpo no tiene ninguna sensación; no hay dolor, hambre o sueño, me he convertido en un objeto más de esta casa. Pero este día se siente diferente, hoy he podido recorrer toda la casa de arriba abajo y de abajo hacia arriba, lo que se convirtió en un juego de niños que van a una casa nueva, se siente libre de poder abrir y cerrar las puertas mover las cosas de una habitación a la otra con una facilidad que no tenía antes. Al comienzo no lo comprendí y me daba miedo aceptarlo pero no puedo seguirme engañando me he convertido en parte de esta casa como la casa se ha convertido en mí.

Aunque llevo unos días jugando con lo que me sucedió aún no tengo el valor de poder entrar a la sala en donde dejé mi cuerpo me atemoriza más que saber que ahora soy parte de esta casa, aún no estoy seguro si quedé atorado en un limbo o solo es parte de un sueño o es de esta manera como se siente la muerte. Pero hoy decidí entrar a la habitación donde quedó mi cuerpo pero me asombro no encontrarme ahí y me hizo entrar en pánico, me obligó a buscar mi cuerpo inmediatamente lo busqué por todos lados y no lo encontré; aun principio pensé que alguien se había encargado de llevárselo pero las puertas y ventanas siguen tapadas, no tengo una respuesta para todo esto que está pasando.

No comprendo que ha pasado pero ahora estoy peor que antes, ahora estoy tan aburrido, En un comienzo era divertido pero ahora todo es monótono desde que volví a despertar, desordené la casa y la volví a ordenar para mantenerme ocupado, pero ya nada de lo que hago tiene sentido solo espero el día en el cual ya no pueda despertar o dejar de ser esta maldita casa.

Escrito por Floyd, nuevo colaborador del burdel ambulante. 

 

12 de octubre

Hoy doce de octubre, algunas personas, ignorantes, celebran el “día de la raza”. Otros, en cambio, ¡celebramos el día de la Resistencia Indígena!

Me gustaría aprovechar la ocasión para recomendar en par de libros de esos que te abren los ojos. Sí.

  • 1492-1992, la interminable conquista: emancipación e identidad de América Latina, 1492-1992. Varios autores
  • Los condenados de la tierra. Libro de Frantz Fanon.
  • Las venas abiertas de América Latina. Libro de Eduardo Galeano.

 

Nada que escribir

El poeta no tiene nada que escribir, nada que decir, su mente hoy se encuentra en blanco; como la hoja sobre su escritorio. El cree que no puede escribir algo que no esté relacionado con vicios, mujeres y rameras. En su rehabilitación le dijeron que debería evitar escribir y leer sobre esos temas, porque para él eran tan nocivos…
“hay un interruptor en tu cabeza que se activa cuando escuchás, leés o ves sobre drogas y sexo”, le dijo su psiquiatra.
¿y ahora sobre qué voy a escribir? Se preguntaba el poeta. No lo sabía, no podía no pensar en lo prohibido…
Intentó escribir sobre el amor, pero no lo conocía. Escribió… sí, escribió un par de cuentos, pero él sabía que no eran buenos, no estaba sintiendo esa chispa que sentía cuando escribía sobre putas y rameras. Borró ochocientas palabras que acaba de escribir y volvió a empezar con otro tema, había tantas cosas de las que hablar y escribir pero él no sabía qué tema elegir. Escribió sobre la música, sobre los perros y los gatos de la calle. También escribió sobre sobre las hormigas que vivían en su casa, eran muchas, sí, y caminaban en fila tirando de pesadas migas de pan, ¿y las arañas? También habían muchas, el poeta se dio cuenta de que no estaba tan solo como pensaba, tenía compañía; ratones, hormigas, cucarachas, abejas, moscas, mariposas negras, de vez en cuando se metía algún murciélago en su casa…
Entonces el poeta escribió un pequeño cuento infantil sobre la vida de los insectos dentro de su humilde casa.

El mejor poema de amor…

Era una de esas noches bulliciosas en el barrio, había jolgorio en los callejones, creo que se celebraba la final del campeonato de futbol nacional y toda la gente estaba pendiente de eso. Casi todos, menos yo, que trataba de escribir un poema de amor para una chica que me gustaba y a la que no me atrevía a hablarle, y yo era de los que pensaba que la mejor forma de hablar era escribiendo. Era difícil escribir con todo ese griterío de afuera, pero ningún ruido detendría el mejor poeta del barrio… el mejor poema de la historia se estaba escribiendo, el momento era épico, el día que yo escribía el poema que me lanzaría a la fama…
sí, recordaría yo, rememorando aquel día, los dedos me quemaban, las teclas de la computadora hacían ese maravilloso ruido al ser apretadas, oh, que sonido, era como lluvia, una voz en mi cabeza me dictaba y yo copiaba, líneas y líneas de mágica poesía…
Sí, ya la veía (a María), desenvolviendo mi carta anónima y leyendo con mucha emoción los versos que este corazón me dictó… las lágrimas le rodarían por sus mejillas y gotearían hasta empapar la carta, ¡qué carta! ¡Qué poema tan hermoso! Capaz de sacar las lágrimas de una bella sirena. Escribí todavía un par de versos más y me sentí satisfecho, lo leí en voz alta y la voz se me quebró al escuchar tan bellas palabras, ¡acaso era yo quién había escrito aquella maravillosa carta de amor! Era el poema más lindo que había escrito hasta ahora, una autentica obra de arte. A ella le encantaría (María), la escondería bajo su almohada y lo leería cada noche antes de dormir, pensaría en cómo se vería aquel que le había escrito aquel precioso poema… sin duda ella pensaría grandes cosas sobre el autor de aquel magnifico poema, que hombre tan culto, pensaría ella, se nota que ha leído a todos los poetas de antaño y también a los contemporáneos. ¡Qué forma de conmover con sus letras, que don de Dios, que talento! ¡Oh, los sueños que le inspirarían mis frases y rimas a esa mujer! Que dicha la de aquella dama, tener el privilegio de ser admirada por uno que sin lugar a dudas se convertirá en uno de los mejores escritores del planeta.

Odio en la sangre

Mi tátara tátara tátara… abuela también fue violada por los colonos españoles, sí, así fue. Los invasores violaron a cuanta india y negra se cruzó en su camino…
Mi tátara tátara tátara… abuela fue violada cuando todavía era una niña, virgen, era una santa. Los colonos le abrieron las piernas y uno por uno se turnaron, sí. De esa violación descendemos varias naciones.
Así era el colono… así se portaba el colono civilizado, el adelantado, el colono conocedor de la Palabra, devoto del único Dios verdadero, el verdadero Dios de la sangre.
El colono civilizado consideraba a los habitantes de nuestro continente como infrahumanos, monos superiores, animales de carga, monos sin alma… pero eso no les impedía joderse a nuestras mujeres, no, ellos las violaban, las embarazaban y ellas les parían esclavos.
¡Pobres de aquellas indias vírgenes, fueron cogidas y recogidas por los cabrones españoles!
Pero todo eso no es nada, es cosa del pasado, es ya historia y hay que darle vuelta a la página ¿cierto? Debemos estar infinitamente agradecidos con el colono.
¡Gracias colono por mezclar tu blanca y pura sangre con la nuestra; oscura y sucia, gracias limpiar nuestros pecados, que eran muchos! ¡Gracias mil por sacarnos de las tinieblas en las que nos encontrábamos! Gracias por mostrarnos el único y verdadero Dios, ese Dios de la luz que dice que todos somos iguales. ¡Gracias por humanizarnos con tu espada, este continente viviría en la animalidad de no ser por ustedes!
¡Gracias por su infinita bondad!
¡Pero Ixtab Aruma, eso fue hace cientos de años! Usted no puede guardar rencor por algo que pasó hace quinientos años.
Yo no creo en el karma pero todo se paga ¿cierto?
Quizás yo esté loco, sí. Creo que soy el único que se emociona con los desastres que le pasan al colono… quizás yo sea el único que salta y da palmas cuando un camión embiste a una multitud de colonos  y mueren decenas de personas. ¡Qué emoción! Es como tener una erección.
¿Por qué nos pasa esto? Se pregunta el colono, si nosotros somos gente buena, gente civilizada, gente bien, ¡somos blancos y dorados! SÍ, y sus lindos corazones son negros y racistas, sí.
¿Dónde estallará la siguiente bomba? ¿Cuántos morirán esta vez? Espero que muchos, quizás cintos, tal vez miles…
¡Ixtab Aruma, esto es intolerable! ¡Qué cosas!
“Lo que has hecho estás pagando”, reza una canción… ¡colono, la tenés que pagar! Y “matar un europeo es matar dos pájaros de un solo tiro”, dijeron los condenados de la tierra…
Si un día voy a Europa, será para inmolarme…

Ixtab Aruma Ixmucané

Cuando llegue mi día,
y sé que llegará pronto; así lo dijo la bola de cristal…
Cuando empiece a brillar, como un diamante, como luz de estrella,
Y mis libros se vendan como la cocaína, pan caliente diría la gente decente…
se arrepentirán de haberme subestimado,
perras, se arrepentirán de haberme despreciado.
¡Dios mío, se lamentaran de no haberme aprovechado!
¿No se dan cuenta? ¡Soy un poeta! ¡Soy un gran escritor¡
¡Puta, no se dan cuenta que soy algo especial!
¿Acaso no saben una mierda acerca del arte?
¡Dios, hay que estar ciego para no ver el talento que hay en mí!
Seré el mejor escritor de esta nación, si es que acaso ya no lo soy.
Todos sabrán quien soy, y mi nombre estará al lado de los más grandes, con los superhombres…

Nube voluptuosa

Me enamoré de una nube voluptuosa,
la nube más blanca, gorda y linda del inmenso cielo.
La nube voluptuosa sabe que la deseo,
y ella me seduce con su coqueteo,
ella se arrebola cuando la enamoro.
La nube voluptuosa, la más linda y esponjosa
siempre vuela más alta que las otras,
y la sombra que ella da, es la más cálida de todas.
Ella nunca suelta un rayo, ni aun cuando se enoja.
Ella solo llora en tierra seca,
y cuando llora nunca es de tristeza,
y sus lágrimas hacen brotar la mejor cosecha.
Mi nube favorita dice que puedo verla pero nunca podré tocarla.