Categoría: Vigilia

Cagando palabras

Cagando palabras

Necesito confesar una cosa; un hombre necesita sacar lo que lleva dentro, eyacularlo, vomitarlo, en el peor de los casos, cagarlo, creo que este es mi caso, siento que estoy cagando. Así es. Quería confesar que siento una terrible repugnancia por la gente común y corriente, debo confesar que odio a la juventud de la cual soy contemporáneo, odio sus malditas modas, su falta identidad, sus falsos valores, sus estúpidas fotos con lengua y orejas de perro en todas partes. Me descontrola los nervios ver sus “memes” de mierda por todas partes, parece que carecen de creatividad para escribir una mierda por cuenta propia, todo lo que comparten es una hedionda cagada verdosa.

Debo confesar también que me asquean las mujeres decentes, comunes y corrientes; yo soy un hombre de putas y travestis. Así es, las putas si saben como comportarse en una fiesta, ellas si saben como mover el bote, a ellas no les importa quien las esté viendo o escuchando, las putas se tiran un pedo y se cagan de la risa, se  sacan los mocos y se los limpian en su camisa… Dios, creo que nunca podré salir con una mujer decente, me gustan las mujeres paranoides, las adictas, las subnormales, las esquizas…

Estoy un poco jodido en este momento, me sentiría mejor con una raya entre las cejas, o quizás aún mejor con una bala entre las cejas.
Les deseo un puto feliz fin de semana, ¡ah, y que vivan las putas y los travestis!

Anuncios

“Servir y proteger”

Les contaré algo acerca de la policía, sí, de esos hijos de puta.
Les contaré algo acerca de los cerdos de la policía nacional, sí,
la policía nacional no es más que otra banda criminal.
Los azules, esos cabrones, sí, ellos te dispararán si corres,
y si no corres te cagarán a patadas hasta que se gasten sus botas.
Servir y proteger es su lema, ¿a quién? ¿a quién sirven esos cabrones?
¿a quién protegen? ¿al pueblo? 
Les contaré algo acerca de esos hijos de puta;
si los azules te encuentran con las manos vacías,
ellos se encargarán de llenártelas de mierda,
ellos pondrán droga donde no la había, ellos te incriminarán,
ellos te atarán, te vendarán los ojos y te pegarán un tiro en la cabeza. 
Les contaré algo de la policía militar; son un montón de asesinos malparidos,
me cagó en ellos y la madre que los parió. 
Fuera de molde

Fuera de molde

No puedo, nunca podré encajar en esta sociedad, ni con sus estúpidas reglas de presentación.  “con ese pelo no te van a dar trabajo”, “y con esos tatuajes menos”, así es, me lo han dicho un millón de veces, y es verdad, no le dan trabajo a personas como yo que están fuera del molde. Para mí solo queda comer mierda. Lo importante en esta vida amigos míos, lo importante en esta vida de mierda es el dinero y las apariencias… sí, lo demás es lodo, lo demás es mierda. El conocimiento, la inteligencia y el arte valen mierda. Lo valioso son los billetes, la buena ropa, tener un carro y el último celular, estar a la moda, o sea, seguir las pautas de las masas. Lo siento mamá y querida sociedad pero yo no voy a cambiar, me gusta mi pelo de león y no voy a cortarlo porque eso dice la gente que es lo normal, a la mierda con lo normal y las normas de presentación, ¿quién inventó esa mierda? ¿Por qué debo seguir ese molde? ¿Por qué no puedo ser yo mismo? ¿Por qué no hay oportunidad para la gente diferente?
“Lo siento pero no nos gusta lo que escribe, lo siento pero no nos gusta como piensa, tampoco nos gusta su peinado, y su ropa, pues su ropa tampoco… no podemos contratar a gente como usted en nuestra empresa, somos una empresa seria, y necesitamos gente con excelente presentación, el conocimiento no es tan importante, más bien es casi irrelevante”. Lo que yo produzco no genera dinero, o sea, vale mierda, mis dibujos valen mierda, mis escritos valen mierda, mis malabares valen otro montón de mierda.

Para los que estamos fuera del molde solo queda la mierda, mierda abundante y apestosa. ¿Debo seguir el molde? ¿debo sacrificar las cosas que para mí son importantes como el arte y estudio por un par de pesos? ja, ja quieran que siga la corriente de la gente común y corriente, no puedo, yo soy la oveja negra del rebaño, estoy hasta la mierda de sus estúpidas reglas. Yo me voy a morir con la mía y que se jodan todos, yo voy camino a la libertad, libertad en todas sus manifestaciones.

Yo te olvido

He notado algo últimamente, bueno, algo que me pasa constantemente… sí, mujeres.
Y es que no sé por qué las mujeres empiezan a comportarse como unas estúpidas cuando se dan cuenta que estoy interesado en ellas. Se vuelven unas malignas las muy perras, se transforman en unas malditas brujas.
En mi experiencia (risas), esto, contando la última vez, que fue hace como tres días, ya van como cincuenta veces que me sucede, sí, soy un maldito masoquista.
Le declaro mi amor a una mujer en un poema y ella me deja de hablar… ¡Que mierda significa eso!
Le escribí un enorme poema de dos páginas, incendié las pocas neuronas que me quedan buscando las palabras y rimas que dieran como resultado las mejores combinaciones de amor…
Desperdicié dos hojas de blanco papel escribiendo un poema que ni siquiera fue apreciado por la perra insensible que lo leyó.
¡Estúpida, mal musa! ¡Si me costó tanto escribirte ese poema falso fue porque no sos capaz de inspirar una mierda! ¡No te vuelvo a escribir, ni al llamar ni nada! (estoy gritando).
Estúpida, cabrona, el que debería hacerse del rogar soy yo, yo soy el artista, el pintor. Yo soy el escritor y creador del maldito burdel ambulante, yo soy el autor de dos de los mejores libros no leídos que puede dar este jodido país. Yo soy el que te deja, yo te olvido.
¡Yo soy el maldito Ixtab Aruma, Quién sos vos! No te necesito, en la calle se encuentran cosas mejores, en las calles no falta la inspiración, las mujeres de la calle; las putas, ellas nunca me dicen que no, ellas si saben cómo inspirar a un escritor. Así es: los burdeles son mi templo y las putas mi religión; ante ellas me pongo de rodillas… aunque la verdad, casi siempre son ellas las que se ponen de rodillas ante mí…

“Compa les venimos a robar”

¿Qué tienda saquearemos este día?
Todos estuvimos de acuerdo, casi todos teníamos el mismo pensamiento; teníamos que saquear alguna transnacional o al menos incendiarla… Así fue.
Eramos cientos, una multitud encabronada, encachimbada pues. La euforia nos desbordaba a todos y todas. cada quien con una roca o algún palo en la mano, sí, listos para romperle la cabeza a cualquier cerdo uniformado, sí, de ver algún azul lo más seguro es que lo hubiésemos reventado a verga hasta matarlo. De haber tenido un arma jamás hubiese dudado de disparar hasta matar a cualquier cerdo que se cruce en mi camino.
Eran la como las dos de la mañana, llegamos a un pequeño centro comercial del barrio; pizza hot, burdel king, circo k, entre otras de esas mierdas…
Nosotros todos locos, encapuchados, desquiciados y drogados. Habían como cinco guardias, sí, estaban cagados de miedo… nos acercamos con violencia y empezamos a quebrar vidrios y vitrinas, luego vino el saqueo, después vi arder el fuego en varias tiendas.
No supe que fue de los guardias del lugar. solo sé que nadie regreso con las manos vacías a casa.

Odio en la sangre

Mi tátara tátara tátara… abuela también fue violada por los colonos españoles, sí, así fue. Los invasores violaron a cuanta india y negra se cruzó en su camino…
Mi tátara tátara tátara… abuela fue violada cuando todavía era una niña, virgen, era una santa. Los colonos le abrieron las piernas y uno por uno se turnaron, sí. De esa violación descendemos varias naciones.
Así era el colono… así se portaba el colono civilizado, el adelantado, el colono conocedor de la Palabra, devoto del único Dios verdadero, el verdadero Dios de la sangre.
El colono civilizado consideraba a los habitantes de nuestro continente como infrahumanos, monos superiores, animales de carga, monos sin alma… pero eso no les impedía joderse a nuestras mujeres, no, ellos las violaban, las embarazaban y ellas les parían esclavos.
¡Pobres de aquellas indias vírgenes, fueron cogidas y recogidas por los cabrones españoles!
Pero todo eso no es nada, es cosa del pasado, es ya historia y hay que darle vuelta a la página ¿cierto? Debemos estar infinitamente agradecidos con el colono.
¡Gracias colono por mezclar tu blanca y pura sangre con la nuestra; oscura y sucia, gracias limpiar nuestros pecados, que eran muchos! ¡Gracias mil por sacarnos de las tinieblas en las que nos encontrábamos! Gracias por mostrarnos el único y verdadero Dios, ese Dios de la luz que dice que todos somos iguales. ¡Gracias por humanizarnos con tu espada, este continente viviría en la animalidad de no ser por ustedes!
¡Gracias por su infinita bondad!
¡Pero Ixtab Aruma, eso fue hace cientos de años! Usted no puede guardar rencor por algo que pasó hace quinientos años.
Yo no creo en el karma pero todo se paga ¿cierto?
Quizás yo esté loco, sí. Creo que soy el único que se emociona con los desastres que le pasan al colono… quizás yo sea el único que salta y da palmas cuando un camión embiste a una multitud de colonos  y mueren decenas de personas. ¡Qué emoción! Es como tener una erección.
¿Por qué nos pasa esto? Se pregunta el colono, si nosotros somos gente buena, gente civilizada, gente bien, ¡somos blancos y dorados! SÍ, y sus lindos corazones son negros y racistas, sí.
¿Dónde estallará la siguiente bomba? ¿Cuántos morirán esta vez? Espero que muchos, quizás cintos, tal vez miles…
¡Ixtab Aruma, esto es intolerable! ¡Qué cosas!
“Lo que has hecho estás pagando”, reza una canción… ¡colono, la tenés que pagar! Y “matar un europeo es matar dos pájaros de un solo tiro”, dijeron los condenados de la tierra…
Si un día voy a Europa, será para inmolarme…

El hombre de la casa

Desde que tengo memoria mi mamá ha sido siempre el hombre de la casa. Y no es que no haya tenido papá, ese viejo ahí está, pero la de los cojones siempre ha sido mi mamá.
Viejo yo ya no soy un niño, ya no tengo miedo. Si seguís jodiendo a mi mamá te voy a reventar a pija. Estoy cansado de que le tomés el pelo a mi mamá, estamos cansados de tu jodida amargura y tu jodida mala cara. Viejo creo que sería mejor que te fueras a la mierda de la casa, viejo hacenos el favor de irte bien a la mierda por favor.

Trans chica

Trans chica

Mi amor, mi bella hermafrodita,
mi hermosa trans chica.
Tú la de los pies finos y perfectos,
la de los senos duros y firmes,
la de las piernas largas y delgadas.
Querida mía, soy esclavo de tus piernas
y libre cuando las abres para mí.
Mi amor, mi bella trans chica,
la que me transporta y excita con solo cruzar las piernas y subir un poco su falda,
la que me haces terminar antes de empezar,
la que siempre dura más y siempre está más dura.
Mi querida y codiciada trans chica,
tu polvo es mejor que la coca,
y tu semen es más lechoso que el opio.
Nada me encanta más que sentir correr tu blanco semen por mis piernas;
lentas y calientes gotas bajando,
rodando por mis piernas…
Mi amor, mi bella, mi hermosa tras chica,
la que camina más sensual que cualquier otra chica.
Mi mejor polvo, mi dulce y lechosa trans chica.

El gallo

El gallo

Tengo un gallo bravísimo, es más bravo que un perro con rabia. Soy un hombre de apuestas y en mi última apuesta me hice del gallo del que les hablo. Es un gallo grande, totalmente negro y con la cresta rasurada, su antiguo dueño lo peleaba en las peleas clandestinas y dice que el gallo nunca perdió una pelea, también dice que incluso el gallo derrotó a un par de perros, a uno de ellos le sacó los ojos con con las navajas de sus patas; navajas que aún lleva encima ya que nadie es capaz de sacárselas de encima… yo he intentado quitarle los cuchillos de las patas pero el gallo no se deja, es un caballo loco, me ha acuchillado por todas partes, el gallo es un peligro, es el mismo demonio.
Una noche me acerqué a su jaula mientras el gallo dormía, caminé lo más lento posible para no hacer ruido y no despertarlo, quería sacarle las navajas de las patas… abrí la puerta y lentamente metí mis manos, cuando mis dedos hicieron contacto con sus plumas el gallo se encabritó y me lanzó como diez patadas en menos de un segundo. Me dejo las manos y brazos totalmente ensangrentados y tuve que ir de emergencia al hospital porque una de sus jodidas navajas me había cortado una vena y estaba empezando a desangrarme.
Unas semanas más tarde fue mi hermana la victima de sus navajas. De alguna forma el gallo encontraba la forma de escaparse de la jaula de vez en cuando y andaba por la casa buscando alguien a quien joder. Yo estaba en mi cuarto cuando empecé a escuchar los gritos de mi hermana que me llama, fui corriendo a ver que pasaba y la encontré en el baño, desnuda, acorralada en un esquina con las piernas agujeradas y chorreando sangre por todas partes, el gallo se había ensañado con sus piernas, no lo culpo, es buena carne. Traté de espantar al gallo lanzándole una patada pero este dio un salto y la esquivó, inmediatamente contraatacó con una triple patada voladora que conectó directo en mi rodilla, la herida me dolió tanto que me hizo flaquear y caer de rodillas, el gallo aprovechó la ocasión y lanzó oto feroz ataque contra mí, recibí dos patadas en el pecho y un aletazo en la cara y caí de cara al suelo. Mi hermana vio la oportunidad y trató de escapar pero el gallo era muy rápido y listo y la pilló al primer intento de escapar dándole patadas en sus lindas piernas heridas hasta el carajo. ¡Dios, los gritos que daba mi hermana! creo que sus alaridos incentivaban más la locura endemoniada de ese gallo. Me recuperé como pude y arranqué la cortina del baño y la tiré sobre el gallo, este por más que pataleo no pudo escapar de mi red, pero sí logró agujerar la cortina y hubiese escapado de no ser porque me tiré sobre el y logré dominarle.
Después de eso mi hermana me dijo que tenía un día para sacar ese endiablado gallo de la casa y que de no hacerlo le pondría veneno en la comida. Yo me negué a sacar al gallo de la casa y tuvimos una encarnecida pelea con mi hermana, ambos nos insultamos y maldecimos. Le dije a mi hermana que si algo le pasaba a mi gallo ella lo lamentaría por el resto de sus días.
Una semana después encontré la jaula del gallo vacía, fui corriendo a preguntar a mi hermana que había pasado con mi gallo. La muy perra lo había soltado, ¡lo había dejado escapar!
Ese día por la tarde, por el barrio había empezado a correr el rumor de que el jardín de niños había pasado algo… entonces mi hermana llegó muy asustada a la casa y me contó lo que había averiguado: dicen que un gallo endemoniado había entrado en el jardín de niños del barrio y había empezado a patalear a cuanto niño se cruzaba en su camino, de treinta niños no hubo uno que no recibiera más de tres cortadas en su cuerpo.
—¿Y qué pasó con el gallo? —pregunté—, ¿lo atraparon?
—¡A la mierda con el gallo! ¡jodió a todos esos niños! —gritó mi hermana indignada.
—Es tu culpa por haberlo dejado escapar
—Yo no sabía que ese gallo hijueputa iba hacer algo así.
—¿La gente del barrio sabe que el gallo es mío?
—No, solo tus amigos.
—Ellos no dirán nada.
—Claro, son tus jodidos amigos.
—Tengo que recuperar ese gallo.
—Ojalá que ya lo hayan matado.
—Ese gallo es inmortal…
Pasaron un par de semanas y no se volvió a saber nada del gallo, pero aparecían muchos perros y gatos a los que le faltaban los ojos, yo sabía que eso era obra de mi gallo… yo sabía que seguía vivo y andaba por ahí echando polvos con los gallinas y sacándole los ojos a los perros y los gatos.
Un día lo encontré echado en la puerta de la casa, había vuelto a casa… desde entonces no lo volví a enjaular, camina libremente por la casa, eso sí que no lo dejo ir a la calle porque es un peligro ambulante.
Mi hermana y el gallo nunca hicieron las paces, este último la agarra contra ella cada vez que se cruza en su camino. A mi hermana ya no le caben mas cicatrices en sus piernas.