Mes: octubre 2017

12 de octubre

Hoy doce de octubre, algunas personas, ignorantes, celebran el “día de la raza”. Otros, en cambio, ¡celebramos el día de la Resistencia Indígena!

Me gustaría aprovechar la ocasión para recomendar en par de libros de esos que te abren los ojos. Sí.

  • 1492-1992, la interminable conquista: emancipación e identidad de América Latina, 1492-1992. Varios autores
  • Los condenados de la tierra. Libro de Frantz Fanon.
  • Las venas abiertas de América Latina. Libro de Eduardo Galeano.

 

Anuncios

Nada que escribir

El poeta no tiene nada que escribir, nada que decir, su mente hoy se encuentra en blanco; como la hoja sobre su escritorio. El cree que no puede escribir algo que no esté relacionado con vicios, mujeres y rameras. En su rehabilitación le dijeron que debería evitar escribir y leer sobre esos temas, porque para él eran tan nocivos…
“hay un interruptor en tu cabeza que se activa cuando escuchás, leés o ves sobre drogas y sexo”, le dijo su psiquiatra.
¿y ahora sobre qué voy a escribir? Se preguntaba el poeta. No lo sabía, no podía no pensar en lo prohibido…
Intentó escribir sobre el amor, pero no lo conocía. Escribió… sí, escribió un par de cuentos, pero él sabía que no eran buenos, no estaba sintiendo esa chispa que sentía cuando escribía sobre putas y rameras. Borró ochocientas palabras que acaba de escribir y volvió a empezar con otro tema, había tantas cosas de las que hablar y escribir pero él no sabía qué tema elegir. Escribió sobre la música, sobre los perros y los gatos de la calle. También escribió sobre sobre las hormigas que vivían en su casa, eran muchas, sí, y caminaban en fila tirando de pesadas migas de pan, ¿y las arañas? También habían muchas, el poeta se dio cuenta de que no estaba tan solo como pensaba, tenía compañía; ratones, hormigas, cucarachas, abejas, moscas, mariposas negras, de vez en cuando se metía algún murciélago en su casa…
Entonces el poeta escribió un pequeño cuento infantil sobre la vida de los insectos dentro de su humilde casa.

El mejor poema de amor…

Era una de esas noches bulliciosas en el barrio, había jolgorio en los callejones, creo que se celebraba la final del campeonato de futbol nacional y toda la gente estaba pendiente de eso. Casi todos, menos yo, que trataba de escribir un poema de amor para una chica que me gustaba y a la que no me atrevía a hablarle, y yo era de los que pensaba que la mejor forma de hablar era escribiendo. Era difícil escribir con todo ese griterío de afuera, pero ningún ruido detendría el mejor poeta del barrio… el mejor poema de la historia se estaba escribiendo, el momento era épico, el día que yo escribía el poema que me lanzaría a la fama…
sí, recordaría yo, rememorando aquel día, los dedos me quemaban, las teclas de la computadora hacían ese maravilloso ruido al ser apretadas, oh, que sonido, era como lluvia, una voz en mi cabeza me dictaba y yo copiaba, líneas y líneas de mágica poesía…
Sí, ya la veía (a María), desenvolviendo mi carta anónima y leyendo con mucha emoción los versos que este corazón me dictó… las lágrimas le rodarían por sus mejillas y gotearían hasta empapar la carta, ¡qué carta! ¡Qué poema tan hermoso! Capaz de sacar las lágrimas de una bella sirena. Escribí todavía un par de versos más y me sentí satisfecho, lo leí en voz alta y la voz se me quebró al escuchar tan bellas palabras, ¡acaso era yo quién había escrito aquella maravillosa carta de amor! Era el poema más lindo que había escrito hasta ahora, una autentica obra de arte. A ella le encantaría (María), la escondería bajo su almohada y lo leería cada noche antes de dormir, pensaría en cómo se vería aquel que le había escrito aquel precioso poema… sin duda ella pensaría grandes cosas sobre el autor de aquel magnifico poema, que hombre tan culto, pensaría ella, se nota que ha leído a todos los poetas de antaño y también a los contemporáneos. ¡Qué forma de conmover con sus letras, que don de Dios, que talento! ¡Oh, los sueños que le inspirarían mis frases y rimas a esa mujer! Que dicha la de aquella dama, tener el privilegio de ser admirada por uno que sin lugar a dudas se convertirá en uno de los mejores escritores del planeta.