Mes: abril 2017

Pasivo

Tengo rabia con el bombero con el que me escapé anoche; era un gordo panzón y bigotón, no podía no compararlo con Obilix; era como estar cogiendo con el retardado de Obelix…
A pesar de lo borracho que estaba Obelix, no pude detenerlo, era un tipo grande y fuerte, era Obelix. Habíamos quedado en que solo sería una chupada, pero cuando llegamos al burdel Obelix se puso un poco loco y quiso un poco más, lo quiso todo…
Traté de resistirme, pero era el maldito Obelix el que estaba encima de mí, arrancándome la ropa como un loco, no pude contenerlo, era como un animal enloquecido. Su respiración se entrecortaba y aceleraba de lujuria. Obelix me tiró a la cama y me puso de espaldas… empecé a sentir como frotaba su enorme cosa sobre mis nalgas… empezó a empujar pero no entraba, yo gritaba, le decía que sin lubricante jamás entraría, el no me oía, estaba como en trance y seguía moviéndose intentando entrar en mi estrecho ano. Mi ano se empezó a dilatar y la cosa empezó a entrar lentamente, como dolía, Obelix hacia ruidos extraños de placer, yo también estaba empezando a sentir placer, el roce de mi pene sobre las sabanas y el enorme pene de Obelix en mi ano lograron que me viniera… a pesar de lo horrible de la situación fue uno de mis mejores orgasmos.
Creo que siempre había querido ser violado por un gigante. Lo que me duele es que ese maldito de Obelix no me haya pagado, y además me ha desgarrado el ano con su enorme pene…

Anuncios

El suicidio con la última línea

Acerca del suicidio Durkheim tiene razón; todos influyen para que uno se pegue un tiro en la cabeza.
A lo largo de mi vida he escrito más de mil notas suicidas, y como ven, sigo vivo… no tengo los cojones para halar el gatillo, pero me gusta poner el revolver en mi cabeza, justo atrás de mi oreja, es la forma más adecuada y recomendada de volarse la cabeza, de esa forma no hay posibilidades de sobrevivir…
No voy a dispararme, voy a dispararle a alguien más; al primer niño que se cruce en mi camino.

Soñando con putas

Desperté a las tres de la mañana con el cuerpo bañado en sudor y con una corrida rodando por mi pierna… es horrible no poder evitar lo inevitable. Uno quiere contenerse un poco más pero el cuerpo empieza a convulsionar y antes de que te des cuenta todo a acabado, la leche se ha derramado. Las sabanas están mojadas, empapadas de mierda…  lo peor de todo es tener que levantarse y buscar algo para limpiar el desastre.
No sé por qué siempre estoy soñando con putas y burdeles, ni siquiera pienso tanto en ellas…
tenía tanto sueño que no tuve fuerzas de levantarme y limpiarme, simplemente cogí una sabana y la puse sobre el charco, cerré los ojos y me volví a dormir; soñé que mi casa era un burdel y mi hermana era la puta mas cotizada del lugar.
Eramos ricos.

Una muñeca

Ayer fui a una de esas tiendas de material porno en busca de una buena película de contenido  trans bizarro. También quería comprar el nuevo dildo vibrador de treinta centimetros… hace meses que estaba ahorrando para comprarme ese juguete.
Me gusta el tipo de gente que se encuentra uno en esas tiendas, malditos pervertidos, como los amo.
Había encontrado un par de buenas películas y estaba a punto de pagar por ellas cuando veo aquella muñeca tirada en una esquina. Es una muñeca horrible pero  me prendí con solo verla.
Gasté más de lo que tenía planeado:

  1. Dos películas de contenido trans asiático.
  2. El hermoso y gigantesco vibrador .
  3. Un frasco de crema lubricante.
  4. Un llavero con forma de pene femenino.
  5. y lo mejor de todo: la muñeca inflable más horrible que haya visto.

¡Será una semana santa hermosa!