Mes: febrero 2016

Mi prima y su secreto

Mi prima y su secreto

Recuerdo que vivía en una casa muy grande y linda, no la mía. Llegaba por la noche después de un día de trabajo. Estaba muy oscuro, no encontraba la llave de la puerta. Pensaba que así como estaba de oscura la noche era más fácil lograr un sueño lúcido. Entré el la casa, era muy lujoso, era como un apartamento, o quizá un hotel. Sin encender la luz me recosté en la cama, en la mesa de cama tenía mi celular y un par de cosas más, el celular empezó a brillar, alguien me estaba llamando, pero no quise responder. Tomé el control de la tele y la encendí. En “Discovery channel” estaban dando porno, eso se me hizo un poco raro…  de pronto las luces se encendieron. No me había dado cuenta que mi abuela estaba en la casa, estaba al lado de mi cama, me pidió que le bajara el volumen al tele. Eso lo hizo sin levantarse de la cama, ya que las luces funcionaban con aplausos.  Apagué la tele y me dormí…
Soñé que estaba en mi casa, la mía. Me di cuenta que era un sueño. Mi prima estaba conmigo en el patio de la casa, ella llevaba  puesto un vestido rosado, muy corto. Podía ver todas sus piernas, ella estaba jugando con mi perro, cuando se agachaba para abrazarlo se podía ver su ropa interior, blanca. Sus piernas estaban muy lindas, sus pechos muy firmes y grandes, su cara estaba un poco diferente de como realmente es. Ella dijo que la esperara, que solo iba a hacer algo, y se fue. Yo subí a mi cuarto, tomé una piedra que tengo allí e intente transformarla en un huevo, pero no funcionó —hay cosas que aún no me salen, soy un aprendiz—. Mi cuarto estaba muy oscuro, solo había una pequeña luz que brillaba en una esquina, era una luz verde. Me acerqué y la toqué, era como un chiche, los dedos me quedaron brillantes, no tenía olor alguno. Pero todo eso se me estaba haciendo un poco aburrido para ser un sueño lúcido, me acerqué a  la ventana para observar el cielo y la ciudad, pero todo era tan normal, no había nada deslumbrante como en otros sueños, nada de psicodelia. Salí de mi cuarto y mi prima me esperaba en el patio. Sus piernas ya me tenían un poco emocionado, era el momento.
La toqué suavemente, ella no dijo nada. Besé su cuello mientras tocaba sus pechos que ya estaban desnudos, era tan real… Sentía una excitación muy linda, no una loca y descontrolada de la que no te podes contener, sino una que podía dominar.
Yo seguía tocando sus pechos, ella me dijo que tenía un secreto… seguí besándola en el cuello, le dije al oído que hiciéramos el amor, ella aceptó. Mis manos bajaron por su cintura buscando su vagina, y sentí algo… era su secreto, un pene. Pero, en ese punto ya estaba muy excitado como para volver atrás, seguí acariciando su parte secreta, y me gustó. Al tocar su pene era como tocar el mío, es una sensación muy difícil de expresar. Solo sé que fue muy placentero…
¡Desperté!

Anuncios
Televisión onírica

Televisión onírica

Cerré los ojos para volver a intentarlo, el tiempo transcurrió muy lento.  Empecé a sentir un ruido muy fuerte en mis oídos, tan fuerte que creí que mi cabeza iba a explotar como una granada.  Era momento de moverme, levanté mi cuerpo astral para librarme del físico. La presión de mi cabeza desapareció, tampoco había ruido, solo silencio y tinieblas muy obscuras. Caminé a tientas, di un par de pasos y la imagen del sueño empezó a cobrar vida, al principio con colores muy opacos, hasta tomar un brillo hermosos y vivo.  En mi escritorio había una página en la que se leía: “Despierta antes que te encuentren”. Me acerqué al televisor y lo encendí, a diferencia de otras veces, está vez si funcionó.  Déjenme decirles que la programación onírica es la mejor. Pasé varios canales, y todos parecían tan interesantes, eran cosas muy divertidas para mis ojos. Había un programa de dibujos animados, sus figuras eran muy extrañas, eran redondos y tenían tres ojos, hablan pero yo no lo entendía, por alguna razón  empecé a reír luego de escuchar algo que para mí fue gracioso en eso momento, reí tanto, que sentí miedo de no poder parar. Cambie de canal, me encontré con un programa de animales. Era sobre monos que habían aprendido a usar celulares, podía verlos escribiendo y haciendo quién sabe que cosas con sus teléfonos inteligentes.  En otro canal, científicos hablaban de los beneficios de tomar un té de hojas de campana para las personas que sufren de problemas mentales, decían que si todo salía bien, y sus experimentos funcionaban, nunca más se tendría que visitar psiquiatras y psicólogos.  En el canal 999 pasaban una película sobre extraterrestres piratas.

Soñando con Ana

Soñando con Ana

 

Soñé con Ana Frank. Al principio, era como estar viendo una película…
Ana estaba en la ventana en el último piso de casa fea y vieja. Era una noche muy clara, la luna iluminaba como un gran foco blanco. Ana vio un caballo blanco con alas volando tras su ventana, ella se levantó de su asiento, bajó silenciosamente por las escaleras. Todos dormían amontonados, no había espacio para caminar en ese lugar.
Ana salió de la casa, se fue a su antigua casa a buscar muchos libros que deseaba tener y volver a leer. Otto se dio cuenta que su hija había salido de la casa, aviso a su esposa y su otra hija, todos salieron para detener la locura de Ana, ya que los nazis podían encontrarla y su vida estaría en grave peligro.
Ana había llegado a su antigua casa, un momento después la alcanzo su familia. Pasaron la noche allí… En la mañana los alemanes los habían encontrado, y los habían llevado a prisión.
Estaban encerrados en lugar muy obscuro y húmedo. También habían un par de prostitutas en ese lugar. En las celdas siguientes tenían a muchos niños. Yo compartía celda con los Frank y las prostitutas. Las celdas no tenían paredes, eran barrotes a los cuatro lados, por lo que se podía ver lo que pasaba en las otras celdas.
Uno de los guardias le pidió a los niños que se taparon los ojos, porque iban a  matar a una de las prostitutas, bueno la verdad nos iba a matar a todos empezando con ella.
Ana no parecía estar asustada, yo si lo estaba, cerré los ojos igual que los niños para no ver cómo le disparaban a aquella mujer. El soldado disparó, abrí mis ojos y vi que la mujer seguía viva, el arma había fallado, el soldado disparó otras dos veces más, y su pistola volvió a fallar.
Con un poco de frustración disparó hacia el suelo y esta vez sí había funcionado su arma, entonces esta vez levanto su arma apuntándome a mí,  me disparó, sentí un ligero aire que paso por mi hombro, había vuelto a fallar, esta vez a causa de su puntería. Yo temblaba de miedo, pensaba en lo que me esperaba después de la muerte, eso me asustaba más que morir.
El arma estaba atascada, en el lugar solo estaban el soldado y una mujer cuidando. Le pregunté a la mujer si ellos eran alemanes, ya que no eran blancos, tenían la piel café, ella respondió que sí lo eran. Me di cuenta que uno de los portones estaba abierto, el arma aún no funcionaba, era mi oportunidad para escapar… Salí corriendo del lugar tan rápido como me lo permitieron mis piernas, miré atrás y nadie me seguía, corrí como loco por toda la calle, salté un cerco con púas, mis manos sangraban, no importaba. Me escondí bajo un árbol caído, pensaba en que ya no podía volver a casa, al escondite, porque entonces los descubrirían a todos por mi culpa. Vi que todos mis amigos se estaban reuniendo en la cancha, eso me dio valor y fui a donde ellos, todos estaban armados, estaban preparándose para la guerra. Los alemanes empezaron a rodearnos, ellos tenían mejores armas que nosotros, tenían tanques y granadas. Nos disparaban de todas partes, vi caer a muchos de mis amigos, sentí las balas entrar y salir de mi cuerpo, ya no tenía miedo. Tirado en el suelo, viendo hacia el cielo, vi pasar un enorme avión negro con una estrella roja, el avión llevaba una bomba atómica.
Al soltar la bomba todo terminó.

Se pueden traer objetos de los sueños?

Se pueden traer objetos de los sueños?

En mi cuarto a la media noche, ebrio de soledad, pienso en los viajes astrales. Yo soy testigo del poder oculto que tiene nuestra mente. Pienso en cómo es posible que algo tan maravilloso como estar en tu sueño, con plena conciencia de estarlo, sea algo conocido por tan pocas personas. Se están perdiendo del paraíso. También sé que para muchos, ese tipo de experiencias se consideran como ocultismo, bujería, magia negra, y cualquier otra cosa referente a la obscuridad. He estado pensando en cómo  sacar el máximo provecho de mi talento para soñar… Y pienso, ¿qué puedo sacar de todo esto? Pienso en la forma de traer algo más que emociones de mis sueños… Mi plan es traer algo pequeño, algo tan minúsculo como un grano de arroz, esta noche lo intentare, me esforzaré al máximo para lograrlo…
<< 4:15 am >>  Despierto, me siento un poco aturdido, me cuesta un poco darme cuenta que estoy en mi habitación, rápidamente me concentro en recordar  lo que ha sucedido en mi sueño. He aquí lo que soñé:
Venía corriendo por la calle, como si alguien viniera tras mis pasos, miraba atrás a cada momento pero no lograba ver a nadie, solo sentía la presencia de algo en mi espalda. Me di cuenta que estaba corriendo muy rápido, demasiado rápido para alguien como yo. Eso me indicó que algo andaba mal, estaba soñando. Eso disipó cualquier temor. Me detuve, observé mis manos y estaban borrosas. Miré hacia el cielo, el más lindo que jamás he visto, habían miles de estrellas, y brillaban de todos los colores, recordé mi misión, llevarme algo del sueño a la realidad.  ¿Qué era lo más adecuado para traer? Bueno, Caminé hacia una casa frente a mí, pensaba en entrar y ver que encontraba para traerlo, abrí la puerta, y a pesar de verse muy grande por fuera, adentro solo era cuarto de cuatro paredes, una cama desordenada y vacía, las paredes estaban tapizadas de papel periódico. En una mesita había un encendedor, muy llamativo, era perfecto para la ocasión, era lo que buscaba. Lo observé muy bien y lo guardé en mi bolsillo. Ahora solo tenía que despertar y sacarlo de mi bolsillo. Me concentré en despertar… pero no lo logré, seguía soñando. Me acosté en la cama y cerré los mis ojos para dormir, funcionó, porque me dormí y desperté.
Reviso mi bolsillo rápidamente, pero está vacío, que decepción, intento con el  otro para ver si tengo mejor suerte, y así fue amigo, sentí algo en mi bolsa, lo saqué y vi que era el encendedor, la emoción era tan grande que salté de la cama, corrí a contarle a mi mamá y a todo el mundo lo que había pasado. Cuando le conté a mí a mi mamá solo me quedo viendo muy raro, fue la risa de mi abuelo muerto la que mi hiso caer en razón, no había despertado aún, estaba en otro sueño.

La lluvia mágica

La lluvia mágica

Lluvia de estrellas sobre la cumbre de la montaña del tiempo. Nunca pensé ver algo tan hermoso en toda mi vida. Si hubieras estado conmigo habría sido perfecto.
Te llevaría de la mano hasta lo más alto de la montaña, para apreciar  de cerca la plenitud y magnificencia de aquel acontecimiento cósmico.  Llueve polvo mágico sobre la montaña, ahora todo es más fantástico que nunca. Tus ojos nunca brillaron tanto como ahora, es como si llevaras un lucero dentro de tus ojos. Ahora no tienes que hablar, puedo ver tus pensamientos y tú los míos, nunca estuvimos más unidos que en este momento cariño.
No quiero que este momento termine, me gustaría que fuera infinito. Debemos repetir esto cariño, debemos probarla de nuevo… Al fin hemos alcanzado la libertad por la que muchos pelearon antaño. Nuestras mentes, al fin son libres.

Nuevos muertos

Me encuentro en un lugar extraño y desconocido, Estaba muy obscuro, eran como las seis 11950719_1022667267755892_654024652_nde la tarde creo. Yo estaba atrapado en un callejón sin salida, frente a mi habían un par de bancas y varias personas en ellas, estaban como haciendo fila para entrar en lo que parecía una iglesia. Había una voz que narraba lo que acontecía, como en los cuentos. La voz misteriosa hablaba sobre la decisión del suicidio, que para muchos, era una decisión inevitable porque esta vida no los satisfacía, y al morir irían al mundo de los sueños, pero, que en ese lugar se sentirían igual al no poder despertar nunca, mil veces se suicidarían y otras mil más, pero nunca morirían. La voz terminó su soliloquio y yo avancé hacia la puerta de la iglesia. Había un señor de aspecto serio y triste, le pregunté qué opinaba de la muerte, a dónde iba la gente al morir…  ¿al cielo, o al infierno? El respondió diciendo que: efectivamente, el cuerpo moría, pero su alma o espíritu nunca morían, se quedaban flotando en algún lugar del universo, o pasaban al mundo de los sueños.
Entré en la iglesia, Fui hasta el púlpito, ahí estaba un anciano sentado en una silla, se veía muy enfermo, el esperaba al doctor que los atendería a todos. Le dije al anciano que estábamos en un sueño, en su sueño, que despertara, se lo dije al oído, como si fuera un secreto que nadie debiera saber. El anciano se sorprendió mucho al escuchar lo que le dije, lo pude ver en su rostro, intentó decir algo y no pudo, al decir lo que dije, Salí de la iglesia.
Afuera la gente seguía esperando, ya era de noche. Saqué un cigarro y fumé. Lo voz de cuento volvió a hablar, diciendo: “Bienvenidos al mundo de los sueños, nuevos muertos.”
Al escuchar eso, desperté.

Cocaine

tumblr_mlkoxgpmc81s9yt1no1_500

Después de un día gris en mi trabajo, después de discutir con mi jefe, el señor explotador…
Salí tarde de trabajar, estaba ya oscureciendo. Iba caminando por la calle cuando se me acercó una prostituta para ofrecerme sus  servicios, gentilmente le dije que no, ella entonces me ofreció cocaína. Me detuve un momento, tenía desde hace mucho tiempo curiosidad por inhalar cocaína. Ella me dio un buen precio por ser la primera vez que le compraba, dijo que era un gramo, y que era casi pura, que lo hiciera con cuidado.
La guardé en mi bolsa y seguí mi camino a casa.

En mi casa, me senté frente al sillón y encendí la televisión. Tenía hambre y solo había pizza de tres días. Pasaban una película sobre la vida en otros planetas, era interesante pero no lo suficiente, cambie de canal, y volví a cambiar, no había nada, la señal se había ido.
Bueno, estaba la música que siempre es buena compañía, Pink Floyd inundo mi habitación de psicodelia, y recordé que andaba algo especial en mi bolsa, saqué la bolsita con la cocaína y la esparcí en mi mesita al lado del sillón. No sabía cómo hacerlo, era mi primera vez, estaba un poco nervioso y muy emocionado. Enrollé un billete y corté una línea con mi tarjeta, con un dedo tape un orificio de mi nariz y con la otra puse el billete enrollado en el otro orificio.
Aspiré profundo… Me tumbé en el sillón, al momento sentí algo diferente en mí, las cosas empezaron a brillar de un modo diferente, luego sentí que todo en mi habitación se movía, las paredes se acercaban asfixiantemente hacia mí, sentí miedo, mi corazón latía a toda velocidad, pensé en gritar y salir corriendo, pero me quedé quieto. Una corriente de excitación recorría todo mi cuerpo… pasaron unos minutos creo, escuché que alguien tocaba mi puerta, me levanté y fui a ver quién era, no era nadie. Me volví a sentar en mi sillón, la música era muy diferente de como lo es, habían sonidos nuevos, cosas que antes no era posible apreciar.
Sentía una gran fuerza, un inmenso poder. Me sentía capaz de pelear con un león.
Sentí mucha sed, fui por agua a la cocina y tomé como un litro de agua, también me comí la pizza de tres días y la sentí deliciosa, sentía ganas de hacer algo, pero no sabía que, tenía tanta energía, me fui a bañar  y me preparé para salir, eran como las once de la noche pero aún había mucha gente en la calle, caminé sin rumbo como por una hora, hasta llegar a un lugar oscuro y solo, ahí estaba la chica que me había vendido la cocaína, nos vimos y nos acercamos.
No fue necesario preguntar nada, era obvio. Fuimos a lugar más cómodo para hacerlo.