Sueños bizarros

Sueños bizarros

Cuando termine este cigarro voy a violarte, y no se te ocurra gritar porque voy a asesinarte, maldita puta. Esta noche te haré cosas que están lejos de tu comprensión; tengo tantas ideas para esta noche…
Voy atarte de pies a cabeza para luego follarte. será una noche larga querida… ahorra tus lagrimas para otro momento, mejor es que lo disfrutes.
Cariño ¿has escuchado del sexo con vomitadas y cagadas? Nada me la pone más dura que ver salir un chorizo apretado de un culo. Quiero que lo hagas para mí…

 

La magia de soñar y el poder de la magia en los sueños

Era una noche clara de luna nueva. Aruma viajaba por el aire con su alce. Era un vuelo de relajación tarareando una canción… Aruma hizo descender su alce en la terraza de su casa. Entró en su casa muy contento luego de un momento realmente bello por los aires. Todo su ser irradiaba buena vibra, su tez estaba llena de energía que lo hacía brillar. Fue hasta su cuarto a buscar sus zapatos de la suerte y se los puso, se vio en el espejo y se sintió muy a gusto con su reflejo, se lanzó un beso en el espejo y salió del cuarto.
Esos no eran unos zapatos comunes y corrientes, eran de esos zapatos que te hacen volar, y a Aruma le encantaba volar, especialmente en noches como aquella en la que la luna estaba tan grande y brillante.
Saltó por la ventana y empezó a volar por sobre el vecindario hasta que divisó un grupo muy numeroso de personas y se decidió a bajar. Era lo que había estado buscando, un grupo grande para realizar uno de sus mejores actos de magia.
Se presentó ante aquellas personas y enseguida sacó de su sombrero tres pelotitas. Empezó con lo sencillo; la cascada, luego un par de trucos más para finalizar con cuatro pelotitas. Pero el público no parecía muy entusiasmado con el acto de Aruma.
Aruma supo que si quería de verdad impresionarlos debería hacer cosas realmente impresionantes… dio un paso atrás, extendió sus manos y empezó a levitar. Las personas se quedaron sin habla y antes de que pudieran hablar Aruma chasqueo los dedos y desapareció, —acá estoy —dijo desde lo alto de un techo y descendió flotando.
La gente ahora sí que estaba alborotada con lo que acababa de ver. Pero el acto aún no había terminado y Aruma tomó un perrito que pasaba por ahí y lo hizo flotar, y de las patas del perrito salían luces de muchos colores.
—Si quieren ver esto y más, —gritó eufórico Aruma— los estaré esperando en el circo mágico, el circo de las oportunidades, el burdel ambulante.

Diciendo eso desapareció en una densa cortina de humo.

Nosotros, los simples

Dicen que nosotros, los simples, los ignorantes, los vagabundos, no sabemos apreciar el arte. Dicen que no tenemos clase.

Muchos son los que escriben, y se hacen llamar poetas… en sus poemas abundan las frases pomposas y ruidosas.
“Vamos a escribir de forma pomposa, al más alto nivel. Para un publico selecto. Escribimos de forma ininteligible, casi como en código, para que por más que se lea sea imposible comprender”.
Los simples podemos leer mil veces y otras mil más sus poemas y nunca comprenderemos. Solo son palabras; palabras extrañas rebotando en nuestras cabecitas…

 

“Mi Náusea”

“Mi Náusea”

Con vértigo todo el día, otra vez, mierda loco. Estos temblores me van a enloquecer la locura.
Siempre me despierto a media noche o por las madrugadas, con una jodida agitación, sudando frío y sin poder dormir luego. Y ni hablar de esa horrible sensación de no poder mover las piernas segundos después de haber despertado y con un fuerte dolor de cuerpo…
En el día me siento cansado por no dormir bien, con esa cosa extraña en la cabeza, una especie de mareo, creo que es ni “náusea”.
No quiero volver a pasar por esas cosas por las que ya pasé, quiero que ya todo vaya bien conmigo, no quiero volver a ese hospital de mierda, tengo que estar al cien para esta temporada de clases.
En el día quiero que pronto llegue la noche, y por la noche cuento las horas para que amanezca

Sobredosis de cocaína

Mis mejores poemas los he escrito bajo la influencia de la cocaína, para mí es como una hermosa bailarina, una musa, una diosa, una chica preciosa… Pero tengo miedo de depender de ella para escribir cosas buenas…he intentado escribir sobrio pero entonces nada rima, y yo pienso: esto es mi ruina. Pero no sé imaginan lo agradable, el placer de escribir después de haber esnifado un par de gramos de cocaína… electricidad que activa los interruptores de la coca de mi cerebro y entonces todo empieza a brillar y las ideas flotan como sueños y lo que antes parecía estúpido y sin sentido, ahora es una maravilla, una gran idea.
La cocaína escribe por mí, ella lo hace mejor que mí, yo le di mi alma…
Leer y escribir son dos grandes placeres, eso lo saben todos, pero si lo combinamos con un poco de la blanca, la experiencia se vuelva elevada, mística.
La coca cambió mi vida, la coca me dio la vida

Aislado

Tengo más de tres semanas sin salir de mi casa, no sé qué me pasa. Ya ni me dan ganas de ir a la plaza a ver pasar las putas y los travestis. Creo que estoy en bajada, otra vez. Me paso los días sentado en la ventana viendo pasar a personas que en algún tiempo fueron mis amigos y que ahora no son más que desconocidos. Me ven, los veo, y nos saludamos con un movimiento de cabeza ¡Cuánto cambiamos!
Hay varios momentos en el día en que siento una desesperación terrible por saltar por la ventana y acabar con esta porquería. Pero soy tan cobarde que no lo haría, y si lo hiciera, capaz y sobreviviría a la caída y tendría que vivir lisiado por el resto de mis asquerosos días.
Tengo cocaína para una semana más, así que puedo estar en paz por siete días más. cuando el último gramo sea esnifado mi vida habrá acabado.

Girar para cambiar de sueño…

Girar para cambiar de sueño…

Yo creí que estaba despierto pero estaba dormido intentando tener un sueño lúcido.
Me vi caminando con mis amigos rumbo a la cancha, entonces fue en ese momento en el que supe que todo era un sueño. Hice la prueba de realidad atravesando la palma de mi mano con mi dedo y lo atravesé con una sensación de hormigueo en la mano.
Había mucha gente en la calle principal del barrio. Angélica estaba subida en una moto mientras platicaba con su grupo de amigos, hablando mierda. La bajé de la moto de una patada y empezaron las carcajadas…
Me subí en la moto y no tuve que encenderla solo aceleré  y la moto empezó a andar, pero nada que ver con la vida real, yo aceleraba pero la moto no respondía, era como si solo pudiera ir a la misma velocidad, los cambios y frenos tampoco funcionaban muy bien. Di media vuelta y bajé por las gradas, algo que siempre había querido hacer pero no lo había hecho por miedo a perder los dientes en el intento, pero en un sueño todo se vale. Llegué al final de las gradas y seguí hasta el final de la calle, hubo momentos en que me veía a mí mismo en tercera persona como en un juego de vídeo. Me bajé de la moto y se me apareció mi vecina de cuatro años y empezó a regañarme diciendo que iba muy rápido, yo la tomé de una pierna y la volé por los cielos, la vi desaparecer tras los árboles…pude ver que mi sueño perdía color así que giré para empezar uno nuevo. Cuando uno empieza a dar vueltas las cosas se borran y distorsionan hasta que todo desaparece y empieza otro sueño, pero al girar no hay que hacerlo con tanto ímpetu, porque luego uno ya no se puede detener y queda girando sin parar en un vacío. Un par de vueltas está bien, sin exagerar.
Aparecí en mi cuarto, y caminé hasta la ventana que estaba abierta, era de noche, vi edificios donde no los había y todos era de una forma un tanto extraña, casi futurista. Vi un enorme pájaro blanco volando sobre los árboles, eso me dio tanto miedo que lo mejor que pude pensar fue girar para volver a empezar.
Ahora estaba frente a la casa de mi vecina, hice otra prueba de realidad para estar seguro antes de hacer lo que tenía pensado hacer en la casa de mi vecina… empecé a sentir esa extrema ansiedad productos de pensamientos lascivos y que destruyen muchos sueños, así que tuve que controlarme antes de seguir adelante, respiré profundo y conté hasta diez, pero no funcionó, mi corazón seguía como loco. Llegue hasta la puerta de la casa de mi víctima, intenté abrir la puerta pero no logré abrirla, fallas de los sueños, tuve que tocar y esperar a que me abriesen la puerta…

Bailame

Bailame

Desnúdate para mí, hazlo muy despacio… tu pequeño y erecto pene se ve delicioso bajo esas pantys.
Tus pechitos de niña de doce son encantadores, voy a besarlos hasta sacar leche de ellos. Esas piernas largas y delgadas me harán eyacular antes de entrar.
Espero que esta vez sí podamos venirnos al mismo tiempo…
Me encanta como bailas muñeca, tus movimientos me hacen perder el control ¡Estoy tan excitado que mi cuerpo convulsiona de ansiedad! Con solo tocar uno de tus pechos voy estallar en una enorme explosión de semen como fuegos artificiales. No voy a poder contenerme, nena, ese es el efecto que causas en mí, eres irresistible para mí.
Mi pequeño e hipersensible pene va reventar al primer contacto con tu suave y hermoso ano rosado, rodeado de abundante vello negro…

Hermana mía

No me parezco ni a mi mamá ni a mi papá, ¿será que soy adoptado como dicen los demás? Creo que por eso siento tanto deseo por mi hermana… porque de lo contrario no se  debería poner dura cuando veo las piernas de mi hermana.
Sí, eso debe ser, toda la vida me lo han ocultado, pero ya los descubrí. ¡Mi hermana no es mi hermana!
¿Es normal que se ponga dura cuando veo las piernas de mi hermana?
¿Es normal que ella se aparezca en todos mis sueños y me quite el sueño?
¿Es normal que le tome fotos cuando esta distraída con su diminuta ropa para luego verlas en la oscuridad?
Mi hermana no sabe lo que pasa, no sabe que la deseo y que pienso en ella cuando me estoy bañando.
A veces jugamos a las peleas y nuestros cuerpos se rozan mucho, yo le hago cosquillas y cuando se distrae le toco las tetas y sus piernas… me encanta ese juego.

El novio de mamá

Están pasando cosas raras en esta casa, hay un hombre sentado en nuestra mesa, y está comiendo nuestra comida y bebiendo nuestro vino.
¿De dónde vino? ¿Por qué está tan feo? Está muy cerca de mi mamá…
¿Es el nuevo novio de mamá? ¿Qué pasó con mi papá? ¡Esto no me gusta nada!
Por suerte en mi cuarto tengo una granada…
El tipo me cae muy mal, no me gusta como habla; no me gusta su ropa fina, no me gusta como huele; apesta a cigarro.
¿Mi mamá besa esa boca apestosa a cenicero? ¡Qué mal gusto!
Si mi papá viera a ese tipo sentado en su silla, seguramente le tiraba los dientes con esa misma silla, y a mamá, a ella también. Por eso terminaron.
¿Ahora deberé aguantar a este tipo? ¡Prefiero irme lejos! Pero, no tengo a donde ir.
Voy a asesinarlos mientras duermen…